En una masiva manifestación que congregó a vecinos, autoridades y representantes del comercio de calle Varas en Puerto Montt, se llevó a cabo una protesta en demanda de soluciones para los problemas derivados a la paralización de la obra de una de las principales arterias de la capital regional.

El Consejo Regional de la provincia de Llanquihue, en respuesta a las inquietudes planteadas por los locatarios afectados, decidió oficiar al municipio con el propósito de solicitar la suspensión del cobro de patentes durante el segundo semestre del año 2023. La medida busca aliviar las pérdidas económicas que han experimentado los comerciantes debido a los inconvenientes generados por el proyecto de construcción.

“Queremos oficiar al municipio para que, en enero del próximo año, pueda hacer el cobro de las patentes correspondientes al segundo semestre de este año a los locatarios. Esperamos que esta medida pueda apoyar en todas las pérdidas que han tenido los comerciantes”, declaró el consejero Rodrigo Arismendi.

Durante la marcha, los representantes del comercio de calle Varas expusieron ante las autoridades las dificultades que enfrentan debido al repentino término de la obra. César Negrón, presidente de la Comisión Provincial Llanquihue, afirmó que “la situación se ha convertido en un verdadero desafío para los comerciantes y que es hora de buscar una solución definitiva”.

Una de las principales falencias detectadas en la obra es la deficiente accesibilidad a los comercios, ya que la construcción quedó incompleta, alcanzando solo un 82% de su avance. Rodrigo Wainraight, presidente de la Comisión de Infraestructura, hizo un llamado a la Municipalidad de Puerto Mont,” aquí quien ejecuta el proyecto es la Municipalidad, y el Gobierno Regional es quien hace el financiamiento. Lo importante hoy en día es que la Municipalidad de Puerto Montt pueda tomar medidas paliativas que tengan por objeto despejar ciertas calles, y despejar ciertos frontis del comercio”.

El consejero Cristian Vargas, representante del CORE por Llanquihue, también se pronunció sobre el tema, “el llamado es a que las cosas se hagan de manera responsable, porque la ejecución del proyecto de Antonio Varas estuvo mal hecha desde el principio. La municipalidad es la primera responsable de que la obra resulte correctamente, tienen que ver la manera de mitigar la ejecución de la obra”.

Calle Varas congrega a cerca de 300 locales comerciales, los cuales generan más de mil empleos. Tras tres años desde que comenzó la obra, estos negocios han sido perjudicados por los retrasos y problemas derivados del proyecto. Viviana Barrientos, representante del sindicato de Comerciantes Establecidos Independientes y Residentes (Ceire), enfatizó la importancia de concluir la obra correctamente, “lo más importante es que esta obra se termine, como se ha dicho tantas veces, que se termine bien, pero mientras esperamos el término de la obra, que las medidas de mitigación sean las máximas, que sean expeditas las entradas a los locales, que se tapen aquellos puntos de riesgo donde todavía hay excavaciones, que haya buena iluminación y sobre todo que haya seguridad”.

La protesta por calle Varas ha llamado la atención sobre la necesidad de una pronta solución para los comerciantes afectados y ha puesto en evidencia la importancia de una ejecución responsable de proyectos de infraestructura en la región. Las autoridades locales han sido instadas a trabajar en conjunto para resolver esta problemática y garantizar el bienestar económico de los negocios y la comunidad en general.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *