Claudio Muñoz Martínez

Académico Ingeniería Advance

Universidad San Sebastián Sede De la Patagonia

La Inteligencia Artificial es una realidad y que, de manera acelerada, se está incorporando en la vida diaria. En términos generales, Inteligencia Artificial o simplemente “IA”, se refiere a tareas que puede hacer una máquina emulando el pensamiento o comportamiento humano.

Hacia fines de 2022, se liberó ChatGPT (chat.openai.com), una herramienta experimental basada en IA con la que se  puede tener una “conversación”. Por ejemplo, al escribir: Hola, ¿qué opinas de la frase “a mal día buena cara”?.Sorprendentemente, generará una respuesta mediante un texto original (no un extracto de alguna otra fuente).

Si se está interesado en conocer acerca de un tema podría utilizar Internet para buscar en Google y, de esa manera, acceder a mucha información. Pero si tuviera la opción de aprender de una persona, probablemente sea más atractivo hablar con un experto. Este es  precisamente el potencial de ChatGPT, ya que interpreta nuestro lenguaje natural y elabora respuestas originales contextualizadas, según la conversación que se esté llevando.

Es importante considerar algunas limitaciones de esta IA ya que, no siendo un experto infalible, puede generar respuestas imprecisas o sesgadas. Además, no conoce temas recientes, ya que fue “entrenada” con fuentes de información hasta el año 2021. 

Hay muchos usos de ChatGPT. Si desea crear un texto sobre un tema que necesita desarrollar, podría formular una pregunta y luego trabajar sobre el texto generado por esta IA. Por supuesto, puede explorar usos más creativos, como pedir que cree un cuento sobre un tema y personajes particulares, un correo para pedir un  aumento de sueldo a su jefe, etc.

En corto tiempo varias herramientas de IA han evolucionado y permiten interpretar frases para, por ejemplo, crear imágenes (Dall-e y MidJourney). Sin embargo, la posibilidad de interactuar con una IA para obtener respuestas auto-generadas sobre prácticamente cualquier tema, probablemente, masificará el uso de este tipo de herramientas.

Junto con beneficios, esta tecnología plantea desafíos importantes, especialmente en el campo de la docencia. Si se necesita redactar un trabajo sobre un tema determinado, los estudiantes podrían utilizar ChatGPT y presentar, como propio, lo que se obtenga con esta IA. Deberíamos preguntarnos entonces cómo utilizar estas herramientas  para apoyar  procesos de aprendizaje. 

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *