La intervención que busca mejorar la calidad de vida del paciente se desarrolló sin inconvenientes.  

En el marco del operativo médico coordinado entre el Servicio de Salud Chiloé y Fundación Acrux, especialistas maxilofaciales realizaron compleja cirugía reconstructiva a paciente del Archipiélago que presentaba secuelas graves ocasionadas por un accidente de tránsito.  

Al respecto, la Dra. María José Caro, cirujana maxilofacial y jefa del Servicio de Odontología del Hospital de Castro, detalló que debido al gran impacto que recibió el paciente durante un accidente de tránsito “tuvo múltiples fracturas en su rostro, que se fueron resolviendo aquí en el hospital, pero quedaba un defecto en el hueso que va debajo del ojo, o sea de la órbita y eso provocaba que no pudiera ver bien y que dificultaba el trabajo ocular. Durante este tiempo, el paciente estuvo con licencia médica porque no podía trabajar. La intervención consistió en remodelar su órbita ocular y esperamos ahora especialmente con el apoyo de oftalmología lograr que su globo ocular vuelva a su posición adecuada y él pueda recuperarse”.

Asimismo, la profesional agradeció el gran apoyo recibido por el cirujano maxilofacial, Dr. Pablo Cortés, especialista con vasta experiencia quien viajó a la capital provincial a compartir sus conocimientos y llevarlos a la práctica junto al equipo local, lo que permitió el desarrollo de la compleja intervención que se llevó a cabo en el recinto hospitalario de Castro: “nosotros tenemos el equipamiento para resolver la mayoría de estos casos pero necesitábamos a un profesional con mayor experiencia para esta cirugía más compleja, que maneje aquellas técnicas que nosotros por el tipo de prestaciones que entregamos acá no son nuestra fortaleza. El Dr. Pablo Cortés tiene una enorme experiencia, trabajó muchos años en Puerto Montt, así que hemos compartido con él e hicimos un gran trabajo en conjunto”.

Al respecto, el Dr. Pablo Cortés, explicó que “la intervención fue sin complicaciones, bajo anestesia general, se reconstruyeron las paredes orbitarias, se eliminó el tejido cicatricial y la fibrosis que había; el paciente quedó con exámenes posteriores para conocer el estado de la malla de titanio que se utilizó para la reconstrucción de las paredes de la órbita ocular”.

El especialista añadió que estas cirugías implican un trabajo en equipo, de formación continua: “todos vamos creciendo en nuestras experiencias en la medida que hacemos las cosas. El equipo trabajó muy bien, nos pudimos integrar perfectamente”.

Cabe destacar que la intervención quirúrgica estuvo a cargo del cirujano maxilofacial, Dr. Pablo Cortés; los especialistas del Hospital de Castro, Dra. María José Caro y el Dr. Hernán Pérez, además del Dr. Rodrigo Bravo, especialista del Hospital de Ancud.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público.