19 de octubre de 2022.-  El parlamentario calificó como una vergüenza el cierre del proceso del mayor caso de maltrato animal en la historia de Chile: “El Estado y los empresarios de Nueva Zelanda han dado un espectáculo lamentable que no será olvidado”.

“Desde la denuncia de los hechos ocurridos en los campos de Manuka, hace nueve años, la compañía se farreó una a una las oportunidades de pedir un perdón sincero por el mayor caso de maltrato animal en la historia de Chile: lamentablemente optaron por el encubrimiento, luego por la burla hacia las instituciones chilenas y, finalmente, por la validación de acciones repudiables en todo el mundo por parte del propio Estado neozelandés”, señaló el senador socialista por la Región de Los Lagos, Fidel Espinoza, al conocer la negativa del gobierno de la primera ministra Jacinda Ardern para extraditar al principal responsable de la brutal matanza de 1.500 terneros machos durante 2013 y 2014.

En enero de este año, Espinoza realizó un llamado directo a la embajadora de Nueva Zelanda en Chile, Linda Te Puni, para que se hiciera parte y solicitara a su país agilizar la extradición de Zachary Ward.

“Dije entonces que era una falta de respeto que a dos años de una solicitud formal de la justicia chilena y el Ministerio de Relaciones Exteriores para extraditar al ciudadano de ese país, aún no existiera ningún tipo de respuesta. Ahora sabemos que la respuesta es que Nueva Zelanda avala el matrato animal”, afirmó el senador.

Agregó que “con su decisión, el gobierno de Jacinta Ardern ha señalado que las conductas criminales cometidas por su ciudadano en Chile durante 2014, no son constitutivas de delito para ellos. ¿Dónde está el respeto por las leyes del país donde tienen sus inversiones? Desde hoy el Estado neozelandés es encubridor de un criminal”.

En ese sentido, Espinoza aseguró que “Zachary Ward, ex gerente de producción de la lechera Manuka, actuó de manera siniestra no sólo con los animales, sino también con los trabajadores, a quienes los obligaba a cometer este brutal delito, como matar a martillazos a terneros machos, y eso no le importa a Nueva Zelanda ni a los accionistas neozelandeses de Manuka, quienes con la complicidad de ejecutivos y accionistas chilenos como Nicolás Ibáñez Scott, han optado por una victoria pírrica”.

El senador recordó que “este caso volvió en enero a la primera línea internacional producto de una columna de John Müller en el conocido diario español ABC, lo que demuestra la trascendencia que tiene el hecho de que haya justicia en nuestro país”. Finalmente, Espinoza indicó que “para nosotros, como oficina parlamentaria, es un orgullo haber hecho la denuncia en 2014 que dio a conocer ante el país y el mundo la brutal matanza de terneros que se realizaba en Manuka y que, de una u otra forma, ha permitido ir paulatinamente mejorando las prácticas productivas de este tipo de empresas. Eso sí, falta mucho por hacer: de partida, reactivaremos las consultas acerca del funcionamiento del matadero instalado en el interior de la compañía, el que lleva por nombre Santa Helena. Asimismo, seguiremos resguardando el cuidado de nuestros bosques, con consultas periódicas a Conaf”, conc

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público.