• La enfermedad del hígado graso no alcohólico ocurre cuando se acumulan niveles anormales de grasa en el hígado. 
  • En Chile la prevalencia es de hasta un 35% en adultos. Sin embargo, esta enfermedad no suele presentar síntomas y por eso es mandatorio hacer un seguimiento periódico del estado de salud. 
  • El 90% de las personas que tienen dos o más factores de riesgo metabólico como obesidad, diabetes y niveles no saludables de grasas en la sangre, tienen mayor riesgo de sufrir de esta enfermedad.  

Santiago, octubre de 2022 – El hígado está encargado de filtrar las toxinas de la sangre, apoyar la digestión a través de la producción de bilis y regular los niveles de energía, entre otras funciones fundamentales para el organismo. Sin embargo, cuando este órgano acumula niveles anormales de grasa que no es causado por el abuso del alcohol, se presenta una condición llamada hígado graso no alcohólico también conocida como NAFLD por sus siglas en inglés. 

En Chile, la prevalencia es de hasta un 35% en adultos, según la Sociedad Chilena de Gastroenterología. Sin embargo, la Clínica Mayo indica que esta enfermedad, generalmente, no presenta síntomas y por eso es importante hacer un seguimiento periódico del estado de salud. Ahora bien, aunque los síntomas aparecen en bajas proporciones, cuando lo hacen, pueden incluir fatiga, y dolor o molestia en la parte superior derecha del abdomen.[1] 

Si no se trata, NAFLD puede progresar a una variación conocida como esteatohepatitis no alcohólica (EHNA), en la que el hígado se inflama y desarrolla daño celular. Puede producirse una cicatrización, conocida como fibrosis, pero el hígado posee la notable capacidad de repararse a sí mismo. Es por eso que, controlar factores de riesgo al tener un peso ideal, controlar la diabetes y reducir la presión arterial pueden detener o incluso invertir la progresión de la EHNA. 

Ahora bien, el aumento de las tasas de obesidad puede impactar a su vez sobre la prevalencia de la NAFLD alrededor del mundo.[2] Asimismo, otros diagnósticos que pueden incidir en el desarrollo esta patología son diabetes tipo 2, enfermedad cardiovascular y presión arterial alta. Además, el 90% de las personas que tienen dos o más factores de riesgo metabólico como obesidad y diabetes y niveles no saludables de grasas en la sangre, pueden sufrir de NAFLD.[3] 

“Las enfermedades como la enfermedad del hígado graso no alcohólico requieren mucha atención, pues precisamente por su carácter silencioso, puede llegar a desarrollarse hasta tal punto en que es muy complejo su tratamiento. Afortunadamente el sector salud ha logrado avances importantes y actualmente cuenta con herramientas que van desde la detección temprana y el diagnóstico, con exámenes de laboratorio, resonancia magnética y ultrasonido para establecer un historial médico; desde la estadificación y tratamiento, para revisar con precisión el estado y gravedad del daño hepático con el fin de identificar el procedimiento adecuado; y desde el seguimiento, mediante la revisión rutinaria de las lesiones, el daño y la eficacia del tratamiento”, cierra Hélida Silva, Directora de Asuntos Médicos de Siemens Healthineers, Latinoamérica. 


[1] Mayo Clinic. (s.f.). Enfermedad hepática del hígado graso no alcohólico. https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/nonalcoholic-fatty-liver-disease/symptoms-causes/syc-20354567 

[2] Estes et al. (2018). Modeling the epidemic of nonalcoholic fatty liver disease demonstrates an exponential increase in burden of disease. Hepatology. doi: 10.1002/hep.29466. 

[3] Hamaguchi et al. (2005). The metabolic syndrome as a predictor of nonalcoholic fatty liver disease. Ann Intern Med. doi:10.7326/0003-4819-143-10-200511150-00009 

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público.