• Enclave logístico hoy atiende importantes rubros en Chile y el sur de Perú, no obstante, tiene como desafío atender con servicios logísticos a parte del flujo de comercio exterior de países como Bolivia, Argentina y Brasil.

Un itinerario claro y realista tiene el Terminal Arica de D&C Group, tanto en el corto como el mediano plazo. En lo inmediato, según relata su gerente zonal, Jorge Cummins, esperan consolidar su posicionamiento ante nuevos y potenciales clientes, que antaño asociaban a este espacio sólo como un depósito de contenedores.

“Tradicionalmente este terminal ha sido visto solo como un polo de servicios a los contenedores, reparación, almacenaje, depósito, venta, pero no como un terminal logístico. Estamos en ese esfuerzo para reactivar una visión integral del negocio”, señala el ejecutivo.

Justamente, en el mediano tiempo, la apuesta va por esa senda: reforzar la actividad logística y los servicios asociados a la atención integral de las cargas. “El interés del grupo es reforzar y aumentar nuestra participación, en especial en la carga en tránsito, que cerca de un 80% de la transferencia que tiene el puerto de Arica”, detalla.

La ubicación estratégica del Terminal Arica, en un punto donde confluye el comercio exterior nacional con el que proviene desde y hacia Bolivia, el sur de Perú, Argentina, Paraguay y Brasil, hacen que la apuesta suba y con ella el anhelo de tener una mayor participación -ya no solo como depósito, sino también como proveedor de servicios de transporte, inventario, contenedores reefer, distribución y otros-, cobre sentido de urgencia.

 ¿Qué viene ahora? Según el gerente, potenciar a los equipos, avanzar en temas de gestión -como certificaciones y modernización tecnológica-, mejorar la estructura y definir un plan que permita actualizar la maquinaria, entre otros detalles. “Debemos consolidar nuestros recursos logísticos para atender ese flujo de comercio exterior. Pero es un anhelo con sentido de realidad, muy factible de lograr”, indica.

En ruta a la concreción de ese desafío, por lo pronto el Terminal Arica está concentrado en consolidar sus actuales servicios. Con clientes importantes en Chile y en Perú, del sector industrial, tuberías y líquidos a granel, en particular, aceite de oliva; además de una creciente demanda por transporte, hoy este enclave logístico proyecta perfilarse como un verdadero centro de distribución para aquellos usuarios que han encontrado allí soluciones permanentes, alta disponibilidad y un enfoque puesto en las necesidades del cliente.

“Pese a que el momento del país y el contexto internacional han tenido efectos en el transporte marítimo y el comercio exterior, estamos expectante con la recuperación de algunos proyectos fotovoltaicos y de índole minera que hay en la región y en el sur de Perú, y donde estaremos disponibles”, añade Cummins.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público.