Factores genéticos, biológicos y hasta culturales pueden estar entre las causas de por qué algunas enfermedades afectan más a los hombres que otras.

Muchas enfermedades afectan a mujeres y hombres por igual, especialmente aquellas derivadas por agentes patógenos que causan infecciones. No obstante, existen ciertas patologías que, debido a las diferencias fisiológicas y los estilos de vida, tienen mayor prevalencia en la población masculina, siendo algunas de ellas exclusivas de los hombres.

Magdalena Galarce, médica de servicios clínicos y farmacéuticos de Farmacias Ahumada, considera de gran importancia las diferencias genéticas y biológicas que pueden generar enfermedades o trastornos que afectan más a hombres que a mujeres. “El hombre posee un cromosoma X en su herencia (XY), que lo predispone a una mayor susceptibilidad ante enfermedades que se heredan por un cromosoma X con el gen afectado, ya que no tienen la otra copia del gen, como lo tiene una mujer”. Además, ciertas hormonas que se producen en hombres y mujeres están en concentraciones diferentes, lo que también puede ser un factor para el desarrollo de enfermedades en uno u otro sexo”, explica.

La facultativa recalca que los hábitos y elementos culturales también son factores a considerar a la hora de entender este fenómeno. Por ejemplo, según la última Encuesta Nacional de Salud, los hombres consumen menos frutas y verduras y fuman más que las mujeres, mientras que según la encuesta nacional que realiza Senda (Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol), este grupo tiene un consumo mayor de alcohol y de drogas como la cocaína y la marihuana.

Revisemos algunas de las enfermedades más frecuentes en los hombres:

–        Infarto al miocardio:  Es de las emergencias médicas más graves, provocado por la obstrucción de una de las arterias coronarias, encargadas de llevar sangre y oxígeno al mismo. Los hombres por debajo de los 50 años tienen una mayor incidencia de infarto, comparado con las mujeres de la misma edad. En Chile es una de las principales causas de muerte y son justamente los hombres los que tienen también mayor mortalidad, explica Galarce.

–        Cáncer colorrectal: Como otros tipos de cáncer, las causas no están definidas, aunque existen algunos factores que aumentarían el riesgo de padecerlo, como el sedentarismo, el tabaquismo, la obesidad y el alcoholismo. Sus síntomas más comunes son cambios en el hábito intestinal y en la consistencia de las heces, pérdida de peso involuntaria, sangrado rectal y dolor abdominal, entre otros.

–        Hemofilia: Provoca que la sangre pierda su capacidad de coagular. Es una enfermedad hereditaria ligada al cromosoma X, lo que explica que sea mucho más frecuente en hombres. Los síntomas más comunes son el sangrado excesivo ante una herida, por más pequeña que ésta sea, sangre en la orina o en deposiciones, moretones, sangrado nasal e, incluso, dolor en las articulaciones. Actualmente, en Chile más de 1.700 personas viven con esta condición.

De igual manera, existen algunas patologías exclusivas de este grupo, tales como:

–        Cáncer testicular: De acuerdo con el Informe de Estimación de Incidencia de Cáncer en Chile, este tipo es el séptimo con más frecuencia entre hombres, aunque es el más frecuente en hombres jóvenes entre los 15 y 35 años.  Según la Clínica Mayo, sus causas tampoco son claras, pero sí sus síntomas como el aumento del tamaño o la aparición de un bulto en cualquiera de los testículos, sensación de pesadez en el escroto o acumulación repentina de líquido en él, dolor o en el abdomen o la ingle y hasta dolor de espalda. “Lamentablemente, no existe forma de prevenir este cáncer, por lo que es fundamental que los hombres se realicen un autoexamen – para identificar cualquier anomalía de forma temprana”, indica la facultativa.

–        Cáncer de próstata: A pesar de que no hay claridad en las causas, se cree que su aparición se debe a la suma de factores genéticos y ambientales, entre ellos los antecedentes familiares, la edad avanzada y la obesidad. Galarce señala que los síntomas pueden aparecer ya en etapas avanzadas e incluyen “problemas para orinar, disfunción eréctil, molestias en la zona pélvica, sangre en el semen e, inclusive, dolor en los huesos. Por eso es importante que los hombres comiencen a hacerse un control anual a partir de los 40 años, en especial si tienen antecedentes familiares y estén atentos a cualquier tipo de sintomatología”. 

Según todos los indicadores disponibles, en Chile la esperanza de vida al nacer es mayor para mujeres que para los hombres. Por esto, para la médica es importante educar desde temprana edad y conocer qué tipo de patologías tienen mayor prevalencia en ellos para que, ante cualquier sintomatología, puedan consultar informada y oportunamente. 

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público.