Programa cuenta con furgones para traslado de los alumnos y desarrollan el apoyo al trabajo, derivando a las mamás participantes a ofertas laborales y a fondos concursables

El programa denominado “De 4 a 7”, es un programa que está enfocado en apoyar a mujeres madres, cuidadoras de niños entre 6 a 13 años, que no tengan con quien dejar a sus hijos luego de finalizada la jornada escolar y que es desarrollado por las municipalidades. En el caso de la Municipalidad de Ancud, este sistema de colaboración con las familias que, por razones de trabajo o estudio no pueden cumplir con el cuidado de los niños, tiene como base la Escuela Pudeto de la comuna.

Nicole González, coordinadora municipal del programa, señala que la tarea que llevan a cabo es “cumplir un rol de cuidador, con equipo de monitores, asistentes de sala, para cuidar a los niños y mantenerlos con talleres durante la tarde. Físicamente estamos en la escuela Pudeto ejecutando el programa”, invitando a las mamás que se encuentren trabajando o buscando trabajo, capacitándose o estudiando y que cuenten con el Registro Social de Hogares, a que se acerquen al edificio municipal o al establecimiento educacional a requerir más detalles o a inscribir a sus hijos, para que puedan participar de las actividades artísticas o deportivas que se realizan.

“Nosotros funcionamos desde marzo a diciembre presencialmente. Vamos a comenzar con los talleres con los niños el 21 de marzo, para que así tengamos tiempo para trabajar el tema de las inscripciones y la planificación con el equipo. Con los niños tenemos dos talleres, que son el taller de arte, donde la monitora trabaja con ellos en todo lo que es motricidad, haciendo pintura, trabajo con reciclaje que hicimos el año pasado. Y el taller de deporte, que también contamos con implementación de lo que es sala de deporte. Nos facilitan el gimnasio de la escuela donde los niños juegan al fútbol. Tenemos diferentes actividades con el monitor de deportes”, destacó González.

Respecto a las expectativas y la organización de este año del programa, la funcionaria indica que “el año pasado fue bastante difícil poder trabajar en pandemia, ya que también existía miedo por parte de la mamá de enviar a los niños. Pero gracias a Dios, no tuvimos ningún inconveniente con tema de contagio ni nada de eso, porque igual tomamos las medidas”, agregando que este año las condiciones de cuidado se mantienen. “No tenemos un aforo demasiado grande, entonces trabajamos con una cantidad de niños reducida por sala, por monitor. Y también tenemos control de temperatura, alcohol gel, todo lo que se necesita para mantener los cuidados que se están solicitando”.

Recalcó  González, que cuentan  con furgones, los que van a buscar a los niños y a dejarlos a sus hogares, facilitando el desplazamiento de los alumnos. Además se incentiva el apoyo al trabajo, derivando a las mamás participantes a ofertas laborales, a fondos concursables a los que pueden optar, en la línea de las mujeres madres y trabajadoras.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público.