525 menores fueron parte del programa “Trabajos de Temporada, Centros de Cuidado”, que se implementó en la Región de Los Lagos durante esta temporada estival.

Se trata de una iniciativa intersectorial de los Ministerios de Desarrollo Social y Familia, Deportes a través del Instituto Nacional de Deportes (IND), JUNAEB y las Municipalidades.

Al respecto, el Seremi del Deporte, Claus Lindemann, indicó que “este programa tiene como objetivo estimular la inclusión y el desarrollo integral de los niños y niñas, entre 6 a 12 años, donde reciben alimentación, cuidados y entretención a través de actividades deportivas y recreativas, siendo muy importante para respaldar el cuidado de los niños y generar actividades de esparcimiento para ellos, mientras sus padres desarrollan labores de temporada”.

Los centros funcionaron en las comunas de San Pablo, Osorno, Puyehue, Río Negro, Puerto Octay, Purranque, Fresia, Los Muermos, Calbuco, Curaco de Vélez, Quinchao, Quellón y Hualaihué.

Con relación a su implementación, el monitor Freddy Soto, dijo que “fue una experiencia nueva, también con miedo que nuestros niños y niñas se puedan contagiar, pero nosotros como instructores tomamos todas las medidas sanitarias para llevar a cabo las actividades de mejor manera, para que no suceda nada malo y también, dar la tranquilidad a los padres que sus hijos están bajo nuestro cuidado en todo ámbito”.

Asimismo, agregó que “como instructores se planificaron actividades de acuerdo a la situación actual, como realizar actividades al aire libre, manteniendo siempre la distancia y a la vez, se logró que los niños y niñas disfruten al máximo el verano, siendo todo un éxito, ya que los niños estaban felices, así como también los padres, que nos agradecieron el trabajo realizado durante los meses de enero y febrero. Yo como instructor me siento satisfecho, contento y orgulloso por el trabajo que desarrollamos, ya que nadie dijo que sería fácil trabajar con niños de diferentes edades en tiempo de pandemia”.

Por su parte, la instructora Yesenia Mercegué, precisó que “trabajamos en el Colegio Paul Harris de Osorno donde tuvimos a nuestra disposición las instalaciones de manera adecuada y con todo lo que se exige para el desarrollo de este programa, incluso utilizando materiales e implementos deportivos necesarios para realizar los ejercicios físicos. Además, se logró un buen grupo de trabajo con los colegas y quedamos contentos, por la felicidad de los niños y niñas que participaron este año”.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público.