Optimismo, aunque acompañado de cautela, hay en la Red Aeroportuaria Austral, respecto de la paulatina recuperación de los flujos de pasajeros y operaciones que el complejo aeroportuario presidente Carlos Ibáñez del Campo, en Punta Arenas, está teniendo en lo que va de 2021, aún en contexto de pandemia pero próximamente con mayores aperturas por parte de las autoridades.

Así lo manifestó Nelson Acosta, gerente de Operaciones de la empresa que controla desde abril pasado el Aeropuerto Presidente Carlos Ibáñez del Campo, en la capital de la Región de Magallanes. “Existe cautela, y cierto optimismo porque, en efecto, estos últimos meses ha habido un repunte en las operaciones si lo comparamos con 2020; si bien, todavía no llegamos a un nivel normal de nuestros flujos de pasajeros y de operaciones, previo a la pandemia, creemos que estamos en vías de recuperación pensando en los siguientes años”, asegura el ejecutivo.

Solo los meses de julio y agosto de este año se embarcaron 50.930 pasajeros mejora evidente respecto de los 8 mil que hubo los mismos dos meses de 2020, en pleno primer brote de la pandemia. En lo que va de año, han arribado 140.104 pasajeros, y la expectativa es que sobre el cierre de 2021 la comparativa sea más favorable.

En cuanto a las operaciones de aeronaves, en agosto se llegó a 3.678, número que permite augurar mejor proyección que las 6.400 que hubo en todo el 2020, pero todavía lejos de las 13.494 que hubo durante todo el 2019.

PROYECCIONES 

“Si habrá o no un inicio de la recuperación, es algo que vamos a ver en este cierre de año, donde se anuncian menos restricciones y una paulatina mejora de la actividad turística, que es muy sensible en la región. Sabemos que todavía está bastante limitado el ingreso, por lo tanto siempre hay cautela, aunque estamos expectantes”, comenta Acosta.

Durante este mes se iniciará la denominada ‘Temporada Antártica’, que suele atraer a visitantes de otros países, algo que podría mejorar las cifras, considerando las flexibilidades al Plan Fronteras Protegidas que esta semana anunció el Ministerio de Salud y la Subsecretaría de Turismo, y que comenzarán a regir el 1 de noviembre.

De todos modos, las proyecciones globales del sector indican que la actividad del transporte aéreo todavía se mantendrá fluctuante y con niveles de incertidumbre. De allí que Acosta estime que hacia 2024 podrían recién comenzar a visualizarse cifras similares a 2019, previo al inicio de la crisis.

En ese escenario, desde la Red Aeroportuaria Austral se sigue con atención lo que ocurra con iniciativas como la Planta de Hidrógeno Verde que anunció recientemente el Presidente Sebastián Piñera, y que debería entrar en operaciones en 2022 en Punta Arenas. “Es un proyecto interesante, que atraerá inversión, empleo y público interesado en venir a conocerla; que podría generar un impacto positivo en nuestra actividad”, señala el gerente de operaciones.

A ello se suma el plan de inversión que la propia Red Austral de Aeropuertos ejecutará en el recinto de Punta Arenas y además en el Aeródromo Balmaceda de Aysén, totalizando 130 millones de dólares en los próximos años, y donde destaca la ampliación de 6.400 a 16.000 metros cuadrados del Aeropuerto Internacional Presidente Carlos Ibáñez del Campo, junto a mejoras arquitectónicas, nuevos servicios y nuevos puentes de embarque, entre otros aspectos.

Esa inversión, que se proyecta iniciar hacia 2024-25, junto a otras obras de mantención que se realizarían en 2022, permitirían visualizar una mejora paulatina de una actividad que se ha visto altamente impactada por la pandemia y sus efectos.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *