Todo comenzó como un regalo. Manuel Astudillo quería confeccionar un obsequio cuando vio la idea en una malla de pesca de salmón. Recuperó el material y durante dos días, con ayuda de una amiga, tejió la red y le puso cuero. El resultado, dos bolsas transparentes que les entregó a unos inversionistas de la empresa en que trabajaba. Pero el diseño no terminó ahí, el trabajo continuó y se convirtió en Mochacóbags, un producto consciente con el medio ambiente y que es fabricado por artesanas en la comuna de Cochamó, Puerto Montt y Chiloé.  

“Uno se da cuenta que se pueden ocupar las redes para muchas cosas más que contener y atrapar, porque es un objeto diseñado para ello. Además, nos reconecta con el origen del territorio y su diseño ancestral. Siempre he sentido algo súper fuerte con la conexión ancestral. Mueve el piso, eso me pasó cuando vi las redes”, afirma Manuel Astudillo uno de los fundadores de Mochacobags junto a Erick Sepúlveda. Ambos trabajaron durante meses en la fase inicial y finalmente lograron conseguir un patrocinador comprometido con la generación de cambios en la forma de trabajar e impactar en el medio ambiente y la sociedad: la empresa Ersil, que provee las mallas que las empresas salmoneras ya no utilizan.

“Esto está condicionado a trabajar sí o sí con las pesqueras que conviven en la comuna de Cochamó, estos cambios se deben hacer con todos los actores participando. Se pueden mandar pedir a China, pero eso deja de lado a las personas con que uno impacta”, afirma Manuel. Y junto con recuperar las redes de pesca antes de que vayan a parar a los vertederos, el material que sobre de la confección de bolsas está destinado a la fabricación de pellet para diseñar productos que sustituyan el uso del plástico. Pero no es todo, el producto también toma como referencia la pilwa un oficio ancestral de las comunidades mapuche-huilliche. “Jamás quisimos hacer una neo pilwa. Está inspirada en ella. Ese es un oficio muy bonito y es importante acentuar lo que hay detrás de eso. No es solo vender sino enseñar”, sostiene Manuel Astudillo.

Pero además de las bolsas, con las mallas de pesca también se fabrican mochilas y llaveros, productos que se pueden comprar en el sitio mochacobags.cl y que tendrán su lanzamiento oficial este 7 y 8 de octubre en el mercadito de Puerto Varas (Galpón Estación, acceso por calle Decher). “Son productos de uso diario, la bolsa es la más genérica y universal y que sea un implemento de la vestimenta para que se vea bien en la vega o un centro comercial”, dice Manuel Astudillo sobre aquella idea hoy materializada en producto y que apuesta por un modelo de economía circular. “Lo que buscamos por medio de las bolsas es generar toda esta vida detrás de la sustentabilidad. Hay muchas marcas nuevas que no mueven la aguja. Nosotros apuntamos a mover la aguja en que se minimicen los residuos y no solo reciclarlos.”. Y junto a promover un comercio responsable y sustentable, la aguja de Mochacóbags también apunta hacia otro proyecto social. “Las personas que deseen adquirir uno de los productos Mochacó, deben saber que por cada compra que realicen, estarán aportando directamente a financiar el primer Centro gratuito de psicología y emprendimiento femenino de Chile, Mochacó Fem, del que muy pronto les contaremos más”, afirma Erick Sepúlveda. 

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *