De esta forma, transcurren los años hasta llegar a la actualidad, donde un completo edificio educacional alberga a 263 estudiantes de prebásica hasta 8vo básico, quienes día a día se forman curricularmente, de la mano con el desarrollo de sus capacidades y habilidades que cada uno presente y por el cual un amplio equipo de docentes y asistentes de la educación, contribuyen con su experiencia y compromiso a resaltar lo mejor de cada uno de sus estudiantes.

Así lo manifestó la directora del recinto educativo, Ximena Hormazábal, añadiendo que “como establecimiento de educación pública nuestra base pasa por comprender que cada niño o niña, tiene habilidades y talentos distintos, y los alentamos a desarrollarlos en completa armonía y sintonía con sus estudios formales. Habilidades que a futuro se transforman en las competencias con las que cuenta la persona para perfeccionarse o saber cómo enfrentar el día a día”.

En este sentido, dijo Hormazábal, “dentro del proyecto educativo que tiene la Escuela Francisco Valdés Subercaseaux, se encuentra potenciar por medio de diversos talleres tanto deportivos, musicales, entre otros, las habilidades o talentos de los alumnos, de tal forma que a través del acompañamiento y orientación puedan ocupar correctamente ese potencial que a cada uno los caracteriza”.

Reseña historica

La Escuela “Monseñor Francisco Valdés Subercaseaux” de Osorno, nace en el año 1968 en una sede social, con el nombre de Escuela Nº 122, con tres cursos combinados. En el año 1969 se construye un pabellón con tres salas de clases más una oficina, funcionando cursos de 1º a 4º año de Educación General Básica. 

Desde el año 1981 funciona como Escuela de Educación Básica completa, es decir, cursos simples más educación Parvularia sin embargo un 19 de octubre de 1996, un incendio destruye totalmente 2 salas de uno de los pabellones, salas que fueron reemplazadas por 2 prefabricadas, a fines del año 1997.

Posterior a estos acontecimientos la escuela es rebautizada como “Escuela Monseñor Francisco Valdés Subercaseaux”. Tiempo después, se concretó la visita del entonces senador por la zona don Gabriel Valdés Subercaseaux, quien movido porque un establecimiento osornino reconozca bajo su nombre, a su difunto hermano, fue parte de las gestiones que permitieron obtener los recursos financieros, para finalmente construir un moderno edificio el cual fue inaugurado en el año 2.000. 

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *