El diputado Alejandro Santana se reunió este fin de semana con la familia de Silvia María Galindo Pacheco, una adulto mayor que falleció horas después de ser intervenida en el hospital de Ancud, y solicitó una exhaustiva investigación del caso a las autoridades provinciales, toda vez que sus cercanos aseguran tener antecedentes suficientes para creer que su deceso se debió a una negligencia médica derivada de una atención que no fue oportuna.

Silvia Galindo, vecina del sector Taiguen, se atragantó con un hueso de pollo mientras almorzaba cerca del mediodía del 21 de julio pasado. Inmediatamente sus hijos Verónica y René Ulloa Galindo la trasladaron hasta el servicio de urgencias del hospital de Ancud, iniciándose un calvario que extendió su sufrimiento por tres días.

De acuerdo al informe del Servicio Médico Legal, se estableció como causa de su muerte una neumonía derivada de un trauma esofágico. “El informe del médico forense es claro en decir que mi madre hubiese logrado sobrevivir si hubiera recibido la atención necesaria y en el momento adecuado, y eso no ocurrió. Porque fueron tres días, tres días de andar pidiendo y rogando que se le brindara una atención como la gente, y no fue así. Hubo cero empatía en el dolor ajeno, porque ella les decía que tenía dolor, que ella sabía que tenía algo ahí y simplemente no la escucharon, no nos escucharon”, aseveró Verónica Ulloa. 

El diputado Alejandro Santana, quien fue contactado por los hijos y el esposo de Silvia Galindo, Amaro Ulloa, los visitó el sábado último junto al candidato a consejero regional Javier Cárdenas. En la ocasión, les entregó todo su apoyo ante la situación que están viviendo e hizo un llamado a las autoridades de salud a dar una explicación formal, oportuna, clara y establecer las responsabilidades del caso, si las hubo.

“El caso de la señora Silvia no es el único aquí en Chiloé. La familia, a través de su hija nos solicitó que estuviéramos aquí esta mañana de 18 de septiembre en su hogar, en Fátima, en Ancud, porque este caso no es el único. No siendo especialista, no siendo médico y uno revisando estos antecedentes que están a disposición de nosotros, es lamentable que el silencio por parte de los directivos del hospital, del Servicio de Salud, con este caso y con muchos otros, se mantenga”, afirmó el parlamentario.

“Hay un informe de autopsia del Servicio Médico Legal y donde en el punto 5 es concreto: La muerte pudo haberse evitado si se hubiera brindado la atención médica en el momento y la forma adecuada. ¿Cuántos casos más así hay en Chiloé?, ¿cuántas personas fallecen porque no tienen ni la atención adecuada ni la oportunidad?”, se preguntó además Santana.

Piden justicia

Verónica Ulloa, hija de Silvia Galindo, sostuvo que el siguiente paso que darán en busca de justicia será la presentación de una querella contra quienes resulten responsables. “Nosotros vamos a seguir todas las instancias legales que haya que hacer y querellarnos contra el hospital, contra el Servicio de Salud por la negligencia médica, pues tenemos las pruebas; no es que sólo lo estemos diciendo nosotros, acá hay documentos que están firmados y que consta que lo que pasó es así. Para mí (las respuestas del hospital) han sido nulas, porque ni siquiera nos dicen: nos equivocamos, fallamos; solamente lamentar, pero yo voy a vivir toda mi vida lamentando haber confiado en ellos”, dijo.

Cabe recordar que Silvia Galindo acudió el 21 de julio al servicio de urgencias del Hospital de Ancud, en compañía de sus hijos Verónica y Rene Ulloa Galindo. Según sostienen, allí esperó todo el día, sólo se le practicó una radiografía que no arrojó luces de un problema de salud y se le agendó una endoscopia durante la semana.

Aún aquejada por las molestias, al día siguiente concurrió al Centro Médico Huaihuen, donde quedó en evidencia que aún mantenía el hueso en su garganta y volvieron a derivarla al hospital para su extracción.

Silvia Galindo fue sometida a una intervención entre las 09.30 y las 12 horas del viernes 23 de julio, luego de lo cual fue dada de alta y entregada a sus familiares con recomendación de reposo total en su domicilio. Dos horas más tarde debió ser trasladada en ambulancia del SAMU de regreso a urgencias, pero en el recinto asistencial falleció alrededor de las 15:30 horas.

“Mi mamá no estaba en condiciones de haber recibido el alta, mi mamá tenía que haber quedado en observación, al menos hasta que ella se pudiera mover por sí sola. Para mí, mi mamá venía todavía bajo los efectos de la anestesia. No me explico otra cosa”, enfatizó Verónica Ulloa.

La familia realizó dos reclamos formales al Hospital de Ancud en busca de respuestas por la mala atención recibida, la primera durante la misma espera de la señora Silvia Galindo y la segunda, posterior a su muerte, esperando recibir una explicación oficial de la causa de su deceso. En respuesta escrita vía ordinario Nº343 del 24 de agosto de 2021, la dirección del hospital contestó que se ordenó una auditoría médica, que estará a cargo de un profesional del Servicio de Salud Chiloé, y que se comunicarían los resultados al terminar el proceso.

Tras la denuncia de la familia, la Fiscalía local del Ministerio Público ordenó diversas diligencias a la Policía de Investigaciones con la finalidad de determinar si existió responsabilidad de terceros en la muerte de Silvia Galindo Pacheco y recientemente se les habría ampliado el plazo de las indagatorias por 30 días. La familia espera que como parte de esta investigación se cite a declarar a tres médicos del hospital de Ancud que atendieron en diversos momentos a la paciente, a su juicio, sin brindar una solución oportuna.

“Para nosotros como familia esta es una doble tragedia, ya que siendo muy pequeños perdimos primero a nuestro padre en un accidente en el mar y ahora nos mataron el tesoro más sagrado, quien durante nuestra infancia debió cumplir también el papel de madre y padre, por eso nuestro dolor es doble”, se lamentó Verónica Ulloa.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *