El Programa Fiscalización con Sentido fue implementado este año en el SAG para que pequeños/as productores/as, que muchas veces tienen más dificultades para acceder a la información por problemas de conectividad o carencia de los medios necesarios, puedan conocer de cerca el alcance de las normas que deben cumplir en el marco de la acción del SAG. “Se trata de capacitaciones dirigidas o focalizadas, que buscan gatillar, por ejemplo, cambios en la forma de gestionar un predio, ya que hacerlo en coherencia con la normativa vigente no sólo retribuye beneficios desde el punto de vista de evitar multas, sino también, en mejorar su competitividad en el sector y; para el caso de plaguicidas, por ejemplo, permite un uso adecuado de ellos, respecto a productos y dosis permitidas para cada cultivo, entregando conocimiento para evitar eventual daños de estos productos al medio ambiente, a la salud de quienes los aplican, de su entorno directo, y por supuesto de los consumidores de dichos alimentos”, acotó Eduardo Monreal, director regional del SAG.

La actividad tiene un componente teórico y práctico, y para el caso de los plaguicidas, se les enseña a revisar y comprender la información de una etiqueta, los diferentes grados de toxicidad y la forma correcta de aplicar estos productos, para un resultado efectivo, eficiente y sin riesgos para la salud y el medio ambiente. También se explica a agricultores/as respecto al triple lavado y el destino que se debe dar a los envases vacíos de plaguicidas para no generar residuos que constituyan un riesgo para la salud y el medio ambiente.

Las capacitaciones se realizan a agricultores/as pequeños/as y medianos/as que desarrollan actividades de producción de hortalizas, fruticultura y cultivo de papas, que utilizan o requieren del uso de plaguicidas en sus sistemas de manejo y que en algunos casos no tienen acceso a la información técnica para aplicar adecuadamente estos productos.

Trazabilidad Animal

Por otro lado, en el ámbito pecuario, la iniciativa del SAG busca informar sobre las regulaciones que se encuentran establecidas en el Programa Oficial de Trazabilidad Animal. Las capacitaciones están dirigidas a productores/as seleccionados/as por el Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP), el Programa de Desarrollo Local (PRODESAL) y el Programa de Desarrollo Territorial Indígena (PDTI).

“En esta instancia, se analizan los objetivos del programa de trazabilidad, sus componentes, la importancia para la sanidad animal y la economía regional, pero lo más interesante es que al cumplir con el programa, se abren nuevas oportunidades comerciales para la pequeña ganadería”, dijo Eduardo Monreal.

Como resultado de estas capacitaciones, se regulariza el número de animales presentes en el predio, se actualiza la información de contacto, la clasificación predial, las georreferencias, se realiza la Declaración de Existencia Animal (DEA), se otorgan claves de usuario/a para registrar y actualizar información del predio y ganado en la plataforma pecuaria SIPEC. Además, se revisa en el Sistema Nacional Pecuario (SINAP) si el rebaño presente en el predio cumple con los requisitos, o es elegible, para los procesos de exportación.

Fiscalización con sentido

El Programa Fiscalización con Sentido tiene tres etapas. La primera es una visita a los agricultores para levantar un diagnóstico respecto de las brechas que existen entre lo que hacen y lo que deberían hacer. En la segunda, participan de un taller técnico-práctico que busca mejorar aquellos puntos en que usuarios/as presenten debilidades o falta de información, con el fin de generar espacios para que se puedan capacitar en aquellos aspectos que más les cuesta cumplir, de manera que al final les permita hacer un buen uso de la regulación. En la tercera, se considera una fiscalización para verificar sus cambios conductuales.

“Este 2021, año marcado por los efectos de la pandemia COVID-19, estamos implementando este programa en su modalidad “piloto”, de tal modo que, los temas seleccionados en esta oportunidad, plaguicidas y trazabilidad animal, así como el universo de usuarios/as beneficiados/as, debería ampliarse, en sus futuras versiones, a mayor cantidad de personas, otras normativas atingentes al SAG y de relevancia para nuestra región”, enfatizó el director regional del SAG.

Cabe indicar que este programa es parte de los compromisos asumidos por el SAG en el contexto de la Comisión de Agilización de Normativa, que opera desde el año 2018 y que es encabezada por el Ministerio de Agricultura y diversos actores del sector privado, con el fin de modernizar y mejorar tanto la normativa como los trámites; además de fortalecer y agilizar el desarrollo de la agricultura nacional.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *