Por videoconferencia se concretó la esperada reunión entre los pobladores del sector Puacura con el superintendente del Medio Ambiente, Cristóbal de la Maza, y que fue gestionada por la delegación provincial de Chiloé y el diputado Alejandro Santana, con la finalidad de exponer ante la autoridad las principales preocupaciones vecinales frente a los eventos de contaminación producidos por la planta Cal Austral de Castro.

En la reunión también participó la jefa regional de la Superintendencia de Medio Ambiente en Los Lagos, Ivonne Mansilla, quien informó a los asistentes que las fiscalizaciones a la cuestionada empresa se han mantenido en las últimas semanas, principalmente para velar por el cumplimiento de las medidas provisionales decretadas por la autoridad. Sin embargo, el resultado de dichas fiscalizaciones no fue dado a conocer en la oportunidad.

Ana Andrade, representante de los vecinos afectados de los sectores Puacura, Mocopulli Bajo, Tey, Punahuel, San José y Astilleros, en Chiloé, comentó que su principal motivación era presentarle al superintendente De la Maza una reseña del conflicto que mantienen los pobladores con la empresa Cal Austral por cerca de una década, a raíz de los episodios de malos olores y contaminación que les afecta.

“Le expusimos que la comunidad no entendía cómo era posible que esta empresa, habiendo incurrido en faltas reiteradas, no hubiera recibido una sanción más dura que solamente multas económicas y ahí él nos explicaba que la superintendencia tiene varios grados de sanción y que de acuerdo a la gravedad de la falta ameritan ciertas sanciones; y que para llegar a lo que nosotros buscábamos, que es que este proyecto sea reevaluado porque no se apega a su Resolución de Calificación Ambiental, necesita primero pasar por una serie de puntos antes de llegar a una medida tan extrema.  Desde ese punto de vista el camino es largo, no se ha concretado nada hasta el minuto salvo la paralización de la entrada de materia prima por parte de la autoridad sanitaria, lo demás sigue todo funcionando igual en la planta”, enfatizó la representante vecinal.

El diputado Alejandro Santana dijo en la reunión que el problema de Cal Austral es antiguo y requiere que se busquen medidas de fondo que satisfagan a los pobladores, por lo que -recalcó- en este caso debe existir un antes y un después. “Creo que estamos en un momento de nuestra historia en el que debemos dar certezas en materia medio ambiental y de los riesgos inminentes que esto pueda significar para la salud de las y los vecinos. (…) Yo creo que es una obligación cumplir con las normas, es una obligación ejercer de manera sustentable cualquier actividad económica, esto no es estar en contra de una actividad económica, todo lo contrario”. Del mismo modo, el postulante al Senado solicitó al superintendente de Medio Ambiente mantener estas instancias de diálogo hasta llegar a un punto de inflexión entre las partes involucradas.

Por su parte, Ana Andrade reconoció que tras la reunión la preocupación vecinal continúa, por lo que no descartan recurrir al Tribunal Ambiental para lograr medidas concretas de protección a los vecinos. “Nosotros no perseguíamos que se decretara un cierre, sólo que se acabara el mal olor y el mal olor sigue todas las tardes como siempre. Así que mientras no hayan medidas concretas no hemos avanzado nada”, dijo.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *