No están dentro del Sistema de Admisión Escolar, lo que no les permite ser visibilizados como una alternativa; son los propios padres quienes deciden si deben o no matricular a sus hijos en una escuela especial y la pandemia generó un enorme temor de enviarlos al colegio.

Estas son sólo algunas de las dificultades que enumera Lorena Vera, presidenta de la Asociación Gremial de Escuelas Especiales de la Región de Los Lagos, que agrupa a 32 instituciones de toda la región, los tiene sumidos en un escenario complejo en materia económica y reevaluando su continuidad.

“Necesitamos ayuda para que el Ministerio flexibilice el pago de las subvenciones. Somos muchas escuelas especiales, que entregamos una educación diferencial, cumpliendo un importante rol social que el Estado no garantiza y lamentablemente estamos atravesando necesidades presupuestarias. No logramos tener a marzo la cantidad de alumnos que tuvimos inscritos para el año 2020, lo que lógicamente incide en el aporte que entrega el ministerio a través de subvenciones”.

A través de las gestiones realizadas por el diputado Alejandro Santana, el grupo se reunió este miércoles con el subsecretario de Educación Jorge Poblete para abordar esta problemática.

Santana, en tanto, solicitó al Gobierno consideraciones extraordinarias ante la situación que atraviesan, poniendo énfasis en el importante rol que cumplen en la educación de aquellos estudiantes que necesitan mayor atención y acompañamiento en sus procesos y en el desmejorado escenario actual respecto a marzo del año pasado.

“Creemos fundamental que el Gobierno haga una consideración extraordinaria con los establecimientos educacionales, sobre todo tratándose de colegios que tienen desventaja en su captación de matrículas porque estas escuelas no están dentro del Sistema de Admisión Escolar y, por lo tanto, no tienen la visibilidad de otras instituciones”, señaló.

En esa línea, el legislador además agregó que “Han hecho un enorme esfuerzo, han mantenido sus puertas abiertas, el personal continúa trabajando y realizando su labor educativa, lo que obviamente implica un costo que se debe financiar. Ya ocurrió el año 2020 que a través de una Ley Corta se permitió el pago de subvención durante todo el año en función a la asistencia del mes de marzo, pero hoy se requiere también de una consideración excepcional, asumiendo que la situación de matrículas para este año ya es considerablemente distinta a la de años anteriores”, puntualizó.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *