El Gobierno presentó la propuesta de ajustes a la Reforma a las Pensiones, con un componente contributivo mixto, con aportes tanto del trabajador, como de los empleadores, y en donde el Estado tendrá un rol gravitante en la construcción de la futura pensión.

La reforma a las pensiones fue presentada originalmente en noviembre de 2018 y, desde la fecha, ha sufrido una serie de ajustes en el marco de la búsqueda de acuerdos con la oposición para avanzar en un perfeccionamiento del sistema previsional, con foco en la mejora de las actuales y futuras pensiones de miles de chilenos, y ajustes al funcionamiento y competencia de la industria administradora de fondos, en beneficio de los más de 10 millones de afiliados.

“Destacamos esta reforma de pensiones que recoge demandas ciudadanas y que no solo mejora ahora las pensiones de más de 2,1 millones de pensionados, especialmente mujeres, clase media y grupos más vulnerables, sino también reduce la brecha de pensiones entre hombres y mujeres y entre distintos niveles de ingresos, garantiza pensiones por sobre la línea de la pobreza y mejora las pensiones futuras de todos los trabajadores” manifestó el Intendente Regional, Carlos Geisse. 

“Es una reforma urgente y necesaria que respeta y protege los ahorros previsionales, pero que también introduce cambios importantes y una mayor solidaridad en nuestro sistema de pensiones”, agregó la máxima autoridad regional. 

La propuesta presentada tiene 4 ejes fundamentales: Fortalecer el Pilar Solidario, ampliando su cobertura desde el 60% al 80% de la población de menores ingresos; Mejorar las pensiones de los actuales y futuros pensionados, a través de un Pilar Contributivo fortalecido con el aumento en 6 puntos porcentuales de cotizaciones y administrado por el nuevo Consejo de Administración de Seguros Sociales (CASS); Fortalecer la competencia y exigencias en el sistema privado de administración de pensiones, por medio del ingreso de Cooperativas y Administradoras sin fines de lucro, y robustecer la institucionalidad del sistema a través del fortalecimiento de las atribuciones del consejo consultivo previsional y la creación de una nueva Intendencia de Protección de los Afiliados y Beneficiarios dentro de la Superintendencia de Pensiones, entre otros.

El Seremi del Trabajo y Previsión Social, Fernando Gebhard, destacó la importancia de avanzar en una propuesta de pensiones que llegará a más de 2 millones de pensionados en todo el país con mejoras que pueden más que duplicar las pensiones considerando los aportes al nuevo sistema contributivo con componente de solidaridad y la ampliación del Pilar Solidario.

“Como Gobierno hemos presentado una propuesta contundente y sustentable, que sienta las bases de un nuevo sistema previsional con mayor rol estatal, no solo en la administración a través del CASS, sino también comprometiendo mayores recursos fiscales para ampliar el Pilar Solidario de pensiones a la clase media y particularmente a las mujeres. Pero además incluimos medidas que exigen más a las administradoras de fondos, inyectan competencia y aumentan la participación de los afiliados, que son demandas legitimas de la ciudadanía”, manifestó el Seremi Gebhard. 

“Esta propuesta, si se aprueba, permite incrementar las pensiones de miles de chilenos que ya no pueden seguir esperando”, agregó. 

Detalle de la propuesta

La cotización obligatoria se aumentará gradualmente en 12 años, dando forma a un nuevo Pilar Contributivo con componente de solidaridad demandado por la ciudadanía, y dando un rol más potente del Estado en el sistema previsional.

Este pilar se dividirá en tres partes: 3% irá a las Cuentas Individuales administradas por el CASS, que se sumará -al momento de la pensión-, al saldo en cuenta individual y mejorará proporcionalmente la pensión del trabajador respectivo; un 2,8% irá al nuevo Programa de Ahorro Colectivo Solidario (PACS), y un 0,2% a un Seguro de Dependencia.

El PACS colectivo financiará tres beneficios:

1. Beneficio fijo de 2,7 UF ($79 mil) para mujeres y 2 UF ($58 mil) para hombres, considerando todos los pensionados actuales que hayan cotizado 8 años y 12 años respectivamente.

2. Beneficio variable de 0,04 UF por año cotizado en el nuevo Pilar Contributivo.

3. Garantía de pensión de 11,1UF ($ 324 mil) para quienes hayan cotizado por al menos 30 años en el sistema previsional, con 10 años en el nuevo Pilar Contributivo.

Además, el Ejecutivo comprometió un aumento sustantivo del aporte fiscal al Pilar Solidario, ampliado al 80% de la población con menores ingresos, sumando casi 500 mil nuevos beneficiarios, principalmente de clase media, alcanzando a más de 2 millones de pensionados.

De esta manera, las pensiones bajo el nuevo esquema podrán duplicar su valor actual, para quienes hayan contribuido regularmente al sistema y se incorporen al Pilar Solidario tras la ampliación de la cobertura.

Al mismo tiempo, la propuesta establece para las AFP nuevas exigencias en beneficio de los afiliados, como la devolución de comisiones en caso de rentabilidad negativa, la posibilidad de repartir utilidades entre sus cotizantes y la creación de un comité de afiliados por Administradora, además de la conformación de un nuevo Sistema de Cobranza Unificado de Cotizaciones, entre otras.

Se reforzará asimismo la institucionalidad del sistema con la creación de una nueva Intendencia de Protección de los Afiliados y Beneficiarios dentro de la Superintendencia de Pensiones, y con el fortalecimiento de la Comisión de Usuarios del Sistema de Pensiones, entre otros.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *