Con el objetivo de conocer la mirada y experiencia de los tutores, es que el PACE UACh llevó a cabo un proceso inédito de evaluación de las tutorías online, realizadas durante el primer semestre académico con los estudiantes de primer y segundo año, pertenecientes al Programa en la UACh Sede Puerto Montt.

Las tutorías son parte fundamental del componente Acompañamiento en la Educación Superior (AES) del PACE, ya que se trata de estudiantes de cursos superiores que cuentan con un excelente rendimiento académico en las asignaturas en que actúan como tutores. Son recomendados por sus escuelas respectivas y demuestran vocación por la enseñanza y el aprendizaje colaborativo.

Este semestre contó con un equipo de 32 tutoras y tutores, los cuales en su mayoría cuentan con experiencia de al menos un año en el Programa, y que al igual que sus tutoriados, tuvieron que enfrentar el desafío de adecuar sus procesos de acompañamiento a la nueva modalidad online, producto de la emergencia sanitaria.

Sobre esta evaluación, Carolina Prado, ejecutora AES y encargada de las tutorías, explica que esta es la primera vez que se aplica un instrumento para evaluar las tutorías desde el punto de vista de quienes las realizan. Para ello, se realizaron una serie de entrevistas individuales y/o grupales por carrera, donde el foco estuvo en aspectos como el desarrollo de las tutorías, situación personal y académica, y problemáticas o sugerencias a considerar.

“En general, los tutores están muy contentos con lo que han podido hacer pese a todo, porque sienten que tienen un compromiso con el Programa y con sus estudiantes. Siempre han dado lo mejor de ellos, y yo destaco su presencia constante, pese a que tienen las mismas limitaciones de sus tutoriados debido a que están lejos, muchos fuera de Puerto Montt, no tienen buena señal, y están con una carga académica importante también”, comenta Prado.

La ejecutora destaca la vocación y compañerismo del equipo, lo cual ha resaltado durante la pandemia, ya que explica que “pese a todo, los tutores han estado siempre muy disponibles a atender las consultas de los estudiantes, a resolver sus dudas, hacer las tutorías dentro del marco en que nos encontramos y acompañarlos en sus aprendizajes, y la mayoría está teniendo muy buenos resultados también. Hasta ahora todos reportan que los estudiantes van aprobando sus ramos, y están contentos por ese lado”.

Sebastián Hechenleitner (21), es estudiante de Ingeniería Civil Industrial y tutor en el PACE hace tres años. Este primer semestre tomó la tutoría de Algebra e Introducción al Cálculo, donde asisten 6 estudiantes, y que evalua de forma positiva en general. “Fue bastante positiva la asistencia en este período, pero luego fue bajando por la sobrecarga que implica el tema de las clases; algunos no saben organizarse y dejan de asistir, cosa que no pasaba en los años anteriores”, expresa.

El tutor agrega que “siento que los chicos igual están motivados, a pesar de que los medios no son a veces los óptimos. Participan bastante en la tutoría, a pesar de que hay beneficios en el contacto persona a persona que se pierden en la tutoría online, pero se ha hecho bastante llevadera gracias a la actitud de los chicos. Por mi parte, trato de adaptarme y de verbalizar mucho más las cosas que explico para darme a entender mejor sin usar una pizarra física”.

Tamara Meza (20), va en tercer año de Enfermería y está a cargo de las tutorías de Inglés a la carrera de Trabajo Social y Tecnología Médica. Es su segundo año como tutora y cuenta que “mi experiencia ha sido genial. Esto me ha permitido seguir aprendiendo y mejorando mi inglés, y también enseñar algo que siempre me ha gustado”.

Realizar la tutoría online a sus 8 estudiantes a cargo, ha tenido altos y bajos para Meza. La estudiante concluye que son diversas las circunstancias que influyen en la irregular asistencia, y agrega que, “a comparación del año pasado donde era presencial, para mí ha sido más difícil porque no nos conocemos con los estudiantes de primer año, y ellos tampoco activan sus cámaras; algo donde muchos tutores han tenido problemas”.

Para Yislen Muñoz, Coordinadora Regional del PACE UACh Puerto Montt, la tutoría es un pilar fundamental, ya que “es a través de la gestión de la tutoría entre pares que se apuesta al desarrollo académico integral de la institución -específicamente en la UACh-, pues desarrolla habilidades básicas para el desempeño académico, estrategias para el aprendizaje, y sobre todo, se mejora la autoestima de los estudiantes junto con el desarrollo de competencias sociales de comunicación, independencia y compromiso con su propio desarrollo. Esto contribuye de manera clara al proceso de inserción al contexto universitario de los alumnos que ingresan a pregrado, quienes este 2020, se han enfrentado a un contexto educacional completamente diferente al esperado. No obstante, la valoración tanto de los tutores como de los beneficiarios es positiva ante el escenario de la educación online”.

En ese sentido, para Carolina Prado es importante continuar y mejorar el acompañamiento a los estudiantes universitarios a través de todas las herramientas que considera el PACE UACh. “Estoy muy contenta con los tutores, y me gusta mucho cómo ellos han podido abordar la situación. Desde AES estamos desde ya atentos al desafío que se nos viene, ya que esta evaluación, además tenía como fin proyectar el segundo semestre, identificando las asignaturas críticas, en cuáles nuestros tutores podrían seguir acompañándonos, buscar nuevos estudiantes y pensar en este nuevo proceso de selección de estos”, concluye.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *