Un escenario que los diversos profesionales de todos los CESFAM de la comuna están observando en sus respectivas  visitas domiciliarias y atenciones presenciales. “Hemos visto que niños y adultos han aumentado su peso corporal  y niveles de ansiedad  como consecuencia de la reducción de su actividad física y el confinamiento para evitar contagio con el coronavirus”, así lo explicó Lilian Alarcón, Nutricionista Clínica del Cesfam de Ovejería.

La profesional, añadió que “hemos notado claramente un aumento de los cuadros ansiedad y estrés por confinamiento producto del consumo mas continuo de nutrientes como hidratos de carbono, el que produce un placer inmediato a nivel cerebral y que redunda en un aumento excesivo de peso lo que expone a los pacientes a ser más vulnerables al covid-19 y contraer enfermedades como hipertensión arterial, diabetes y otras patologías crónicas”.

Alarcón, agregó que “los hidratos de carbono se encuentran principalmente en las masas, el arroz, las papas, la repostería, chocolates y bebidas, entre otros, y que a nivel cerebral produce una percepción de placer inmediato lo que genera una satisfacción en el momento,  sensación que produce una baja en las cargas de estrés”.

La nutricionista, señaló que “una forma de bajar los cuadros ansiosos es preferir alimentos con bajo contenido calórico, tomar agua en forma permanente, consumir frutas y buscar algún lugar al interior del hogar para realizar una rutina diaria de ejercicios, todo ello ayudará a mantener un sistema inmunitario mucho más fuerte y sano”.

El equipo de nutricionistas y psicólogos del CESFAM de Ovejería,  perteneciente el departamento de salud municipal, han  desplegado una importante  campaña para reducir la obesidad, ansiedad y estrés para enfrentar de mejor forma la pandemia del covid 19.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público.